viernes, 2 de noviembre de 2012

NUESTRAS DANZAS PRESENTES EN LA FERIA DE LA TRASHUMANCIA DE MADRID. (SEGUNDA PARTE).

·       Doménico Cieri Estrada  en su obra Proverbia dijo:”Advertir la vida mientras se vive, alcanzar a vislumbrar su implacable grandeza, disfrutar del tiempo y de las persona que lo habitan, celebrar la vida y el sueño de vivir, ése es su arte”.

Y a las 09.30 horas allí estábamos, en la Catedral de la Almudena, punto de encuentro de todo el Grupo de Coros y Danzas de Hoyocasero, nuestro Grupo de Dulzaina Resiste, acompañado por Santi (el profe) y Javi  se hicieron notar entre la gente, al son de gaita, tamboril y bombo. Así llegó la hora del recuento, ¡estábamos todos!, era la hora de impartir las últimas directrices, y ¡a colocarnos!, que nuestro grupo, que precedía al grupo trashumante de las vacas de raza Avileña, provenientes de la Sierra de Gredos, era el primero.
Junto a otros grupos de danzas, llegados de Castilla y León, Extremadura, Asturias o Cantabria, ocupamos nuestro lugar en la Calle Mayor de Madrid, junto a la Capitanía General del Estado, lugar donde para entrar en calor dimos un primer “paloteao”, para gusto de nuestros acompañantes y placer de los turistas que por allí pasaban, por un momento, nos sentimos como estrellas de Hollywood, todo el mundo deseaba fotografiarnos…..

 
 


Anécdotas no han faltado, por contar una de ellas, me quedo con esa jota castellana que nos pusimos a bailar en la Calle Mayor, delante de los pastores asturianos, palos al medio del corro (importante que vieran nuestros elementos), y cuando más emocionadas estábamos, aparecen los municipales de Madrid, anunciando que las vacas ya estaban allí, poco faltó, pero nos retiramos a tiempo.
 


A partir de aquí, y tras, pasar las vacas (las pobres tenían que estar alucinadas ante el ganado de dos piernas que las miraba y las jaleaba), nos incorporamos a nuestra posición, detrás de la yunta que llevaba un carro con la red de recoger la paja de la trilla. Gaiteros delante, el Estandarte de Hoyocasero con su  Alcalde al frente, y detrás las Danzantas y Danzantes, arropados por casi todo el  pueblo.




Así encarábamos la Calle Mayor, lugar donde danzábamos un zapatillo, que fue acogido entre aplausos y vítores. Pero lo mejor estaba aún por llegar, la entrada a la Puerta del Sol fue ¡increíble¡ La Plaza estaba abarrotada de gente, entre los que nos encontramos a muchos familiares y conocidos que no quisieron perderse nuestro paso por la Capital, turistas y curiosos, todos quedaron encantados con nuestros bailes. Aquí la parada fue más larga y pudimos realizar todo el repertorio.







Fijaos si gustaron las danzas, que algunas personas llegaron a preguntar que dónde estaba situada la Escuela de Baile en Madrid…., (habrá que plantearse abrir algún negocio…).
¡Que gran idea el estandarte!, todo el mundo miraba quienes éramos y preguntaban donde estaba nuestro pueblo. Propaganda… ¡hemos hecho!.


 
Después de bailar en este emblemático lugar, donde está situada la sede de la Comunidad de Madrid, y que es el lugar más céntrico de la Capital, tomamos la calle Alcalá, que nos llevó hasta la Diosa Cibeles, y como no podía ser de otra manera, entramos bailando un largo rondón, que el público que estaba en los laterales próximos al  Banco de España, aplaudía.

 
Y la Diosa Cibeles también pudo disfrutar de nuestros bailes, allí frente al Palacio de Correos, volvimos a ejecutar nuestras danzas de palos, y allí, volvimos a despertar la curiosidad de todos los asistentes.




Casi con toda seguridad cualquier otro día  estaríamos cansados de andar la mitad de lo que llevábamos andado, pero de forma increíble, estábamos en la mitad de la calle Alcalá y nos restaba poco más de dos kilómetros para terminar nuestra hazaña. Los más pequeños estaban aguantando el recorrido, no sabíamos si les movía la misma emoción que a todos nosotros, pero allí estaban como auténticos héroes, bailando cuando tocaba, jugando cuando correspondía, y allí frente a nosotros, la Puerta de Álcalá…

 
 
Que poco imaginábamos los Hoyocaseranos, que este emblemático monumento, mandando a construir bajo el reinado de Carlos III, en el año 1.778, también sería un lugar donde poder mostrar al mundo nuestras danzas….., ¡pues ya lo hemos logrado!.

 
A partir de aquí, y posiblemente porque tras coronar la Puerta de Alcalá, a la altura del Retiro, empezaba a ser cuesta abajo, todo paso en un momento:  a la altura del Parque de Bomberos, nuestro grupo de gaiteros, volvió a entonar el Rondón, y desde ahí hasta Las Ventas, bajamos bailando toda la calle sin parar, y en la explanada exterior de la Puerta principal, volvimos a danzar otra vez…



 
Permítanme hacer una mención al pequeño Alberto, que quería bailar el Zapatillo, y que después de 32 años, es el primer chico que vuelve a danzar en público, esperamos que su presencia, anime a otros chavales a volver a danzar y así recuperar nuestra tradición al 100%.
 
En este lugar, nos despedimos de nuestro grupo de acompañantes de Hoyocasero y nos dirigimos de nuevo a la Casa de Campo, punto de reunión de todos los que habíamos participado en el grupo de la trashumancia.




 
Allí nos esperaba una magnifica comida, un estofado de carne con patatas, que  degustamos al son de la música de  nuestros  dulzaineros que fueron acompañados por el Grupo de Solana. Como colofón a este encuentro, las pastelerías Soles de Gredos y Dulces Gredos, habían donado pastas típicas de nuestro pueblo;  ¡fueron acogidas maravillosamente!. A ellos también les queremos dar las gracias por su aportación desinteresada.



Para finalizar, resaltar la maravillosa experiencia vivida, el paseo por los lugares más emblemáticos de Madrid, pero sobre todo nos quedamos con vuestra compañía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada